miércoles, 13 de abril de 2011

.

Aquella noche sentía más que nunca su ausencia. Volvía a perderse por las calles, sin rumbo, sin un lugar fijo acabó en un parque que estaba completamente a oscuras, las farolas habían sido rotas y al mirarlas, rompió a llorar.
Recordó aquel día en aquel mismo parque, recordó la discursión y como consiguió volver a hacerla sonreir.
"- Vale... vamos a dejarlo por favor... no quiero seguir discutiendo... - Suspiró largamente mientas la miraba, estaba llorando.
- ...
- ¿Que quieres hacer? 
- ¿Por qué siempre tengo que ser yo la que elija que hacer? - Sonaba bastante fria aunque no era su intención.
- Muy bien... Hoy nos quedaremos aqui mirando las estrellas. Un plan romantico, ¿Verdad? - Sonrió como si se le hubiese ocurrido el mejor plan del mundo.
- ¿Estas loco? Desde aqui no se ven las estrellas, hay demasiadas farolas...
 Entonces cogió un par de piedras tan grandes como su puño y se lió a pedradas con cada farola hasta acabar a oscuras mientrás que ella le miraba como si se hubiese vuelto loco. Cuando terminó, se acercó a ella y la besó.
- Si tú quieres ver las estrellas dimelo, porque acabaré a pedradas con todas las farolas de la ciudad si es preciso, porque te quiero.
- Estas loco - dijo mientras sonreía y se acercaba para besarle.
- Si, estoy loco por ti, dime que quieres estrellas y vuelco el cielo entero esta noche solo para ti. "

Miró a las estrellas mientras lloraba, él nunca la dijo que un día sería una de ellas y la dejaría sola.

 

2 comentarios:

  1. jo que chachi lo de las farolas...:)

    ResponderEliminar
  2. eii nueva seguidora^^
    me encanta como escribes me lo leii todo!!
    esta super geniall°°°!!
    love u
    pasate por mi blog!!

    ResponderEliminar